En el país del Divino Niño ¡Qué viva la malicia indígena, carajo!

Creo no equivocarme al asegurar que todo importador/distribuidor en uno u otro momento ha tenido una conversación, si no exactamente igual, sí muy similar a la siguiente:

Suena el teléfono

Cliente: “Buenas, tengo entendido que Ud. es el importador de los productos de la marca “ZipiZape”, ¿es correcto?”

Distribuidor: “Sí señor, así es, ¿en qué le puedo ayudar?”

C: “¡Vea, es que tengo un problema con uno de sus equipos, cuando lo compré eso no hicieron sino prometer bellezas y eso no duró nada, ahí ya está que no quiere funcionar!”

D: “Claro, cuénteme, ¿ud dónde adquirió el producto, con nosotros, o con alguno de nuestros distribuidores autorizados?”

C: “Yo se lo compré a fulanito de tal que los trae mucho más baratos que ud, y él me dijo que la garantía era mundial, entonces por eso ahora lo llamo, para que ud me haga efectiva la garantía y me cambie el equipo”…

Vaya, vaya, ¡qué belleza, qué ejemplo, qué derroche de rectitud, qué muestra más elocuente de la colombianidad que nos caracteriza, no, no, no, QUÉ VIVA COLOMBIA CARAJO y que el vivo viva del bobo”.

La cosa es bastante sencilla: ud señora/señor comprador/a, buscó la alternativa más favorable para adquirir un producto que le interesaba tener, y para ello hoy día existen, digamos, tres opciones: 1. Comprar al importador/distribuidor autorizado, recibir una factura que certifica que ud pagó los impuestos correspondientes y que por consiguiente ud adquirió legalmente el producto con las prebendas que eso trae. 2. Aprovechar las maravillas de la globalización y las compras por Internet, lo consigue en cualquier parte del mundo, probablemente en promoción, paga algo de más por el envío y listo, lo espera en la puerta de su casa. 3. Contactar a un importador X que tiene el producto en su ciudad, que tiene exactamente el mismo ítem y por un precio mucho menor… “esa oportunidad no se puede perder, ¡y con garantía global, no hombre, qué es este gangazo!”

Es cierto que las cosas legalmente compradas suelen ser bastante más costosas, que por internet se consigue lo mismo por mucho menos, o que con el fulanito aquel el precio es mucho mejor, y no hay nada de malo en querer ahorrarse unos pesos, todos lo hemos hecho, pero es que hay un detalle mi avivato/a comprador/a, y es que al momento de adquirir un producto por esos otros canales, ¿se fijó ud en la procedencia del equipo que estaba adquiriendo? ¿No se le ocurrió pensar que muy seguramente la razón por la que el fulano vende tan barato es porque trae las cosas por el “famoso correo de las brujas” y que por lo tanto no está pagando los impuestos correspondientes de aranceles de importación y demás, ni le está pagando a la marca fabricante del producto lo que corresponde por su representación (y con esta el poder ofrecer la garantía que ud tan airadamente está exigiendo), acaso no se dio cuenta que estaba comprando contrabando y ahora viene a exigirle su garantía global al que sí paga impuestos y cumple con todos los requisitos de ley y al que ud se quiso pasar por la faja?

Supongamos lo siguiente: ud que tiene un trabajo legal, que sus jefes pagan impuestos, ud que paga impuestos con parte de su salario,y que  su empresa paga impuestos, un día cualquiera llega un fulano a exigirle, con braviada y todo, que le dé la garantía por un trabajo o un producto que le hicieron o le vendieron en otra parte con la promesa de que en caso d falla ud, o su empresa le responderían porque son los “verdaderos representantes”, ¿Ud respondería por eso?

Existen condiciones claras para hacer efectiva la garantía de un producto o un servicio, y  cada día hay más empresas que mediante internet venden productos legales y garantizan un servicio postventa, pero si ud. compró en un portal como Alí Xpress o a un importador con sede en el garaje de la casa que le promete una garantía que otros le van a dar, no venga después a rasgarse las vestiduras y a injuriar contra toda la progenie del importador legal cuando este se rehúse a darle una garantía por la que ud NO pagó. Sea consecuente con sus acciones y de paso también, sea legal.

Etiquetado , ,